Cargando...

Como ya venimos apuntando en anteriores artículos de nuestro blog, la nueva realidad social y la acelerada implantación del uso de las nuevas tecnologías y redes sociales entraña importantes riesgos para nuestra seguridad, nuestra imagen, nuestro derecho digital y afecta como ya hemos publicado recientemente en la mayoría de las ocasiones a los más vulnerables.

En esta ocasión, vamos a tratar las nuevas formas de violencia de género que están surgiendo debido a ese uso, en ocasiones excesivo y descontrolado, de las nuevas tecnologías.

Como define el portal digital “Economist & Jurist”, la violencia de género engloba “todo tipo de acto de violencia que se base expresamente en el hecho de pertenecer al sexo femenino pudiendo tener incluso como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer. Pero no solo la consumación de los actos sino también la amenaza de llevarlos a cabo, la coacción o la privación de la libertad”.

Es sumamente importante saber identificar qué actos pueden considerarse como tal en el uso de las nuevas tecnologías

Partiendo de esta definición, es sumamente importante saber identificar qué actos pueden considerarse como tal en el uso de las nuevas tecnologías, redes sociales e internet, pudiendo señalar entre otros los siguientes que publica el portal del Ministerio de Igualdad:

  • Acosar o controlar a la pareja a través del teléfono móvil
  • Interferir en relaciones de pareja en Internet con otras personas
  • Espiar el móvil de la pareja
  • Censurar sus publicaciones en las redes sociales, por ejemplo al compartir fotos de la pareja
  • Controlar las redes sociales, sus publicaciones, sus amistades
  • Exigir a la pareja el uso de geolocalización móvil para saber siempre dónde está
  • Obligar a la pareja a que nos envíe imágenes íntimas
  • Comprometer a la pareja a revelar sus claves personales
  • Obligarle a mostrarnos conversaciones privadas con otras personas
  • El enfado provocado por no responder inmediatamente online a la pareja

Se trata de una violencia de género digital que busca el control sobre la pareja a través de su entorno social, para el que sobre todo los más jóvenes, hacen uso de las redes sociales y de internet, por ello este tipo de violencia tiene especial auge en los adolescentes, estando más familiarizados con el mundo digital. Los jóvenes desarrollan sus relaciones a través de internet, comparten sus sentimientos y experiencias mediante imágenes con el resto de sus conocidos, y en la mayoría de ocasiones no tienen la suficiente precaución, pues muchas de esas imágenes privadas caen en manos también de desconocidos, provocando un riesgo que desconocen, pero que deben proteger.

Las citadas actuaciones de cibercontrol o ciberacoso conllevan una limitación a la libertad de la pareja y genera dominación sobre ella, siendo en estos casos la reiteración la estrategia de invasión a la intimidad más utilizada para conseguir lo que desea, llegando incluso a poder amenazar con ejercer el sexting, que consiste en compartir con terceros a través de un dispositivo digital alguna imagen o vídeo de contenido sexual sin permiso de la persona que aparece en ellos, como un instrumento de chantaje.

La educación, sobre todo entre los más jóvenes y vulnerables, es imprescindible para que se haga un uso adecuado de las nuevas tecnologías y de todo el entorno digital, evitando peligrosos riesgos que pueden comprometer su intimidad y su libertad. Por ello cada vez son más frecuentes entre este colectivo los programas de sensibilización y concienciación.

Estas actuaciones pueden comenzar pareciendo un juego entre las parejas de adolescentes, compartiéndose todo el contenido de sus redes sociales, imágenes, vídeos, pero a la larga puede acabar suponiendo un grave problema si dichas conductas se mantienen y acaban siendo impuestas hacia una parte de la pareja, a la que probablemente le empiece a causar incomodidad, que con el paso del tiempo podría acabar en un miedo real, con las consiguientes limitaciones de sus derechos a la intimidad y libertad.

Resulta imprescindible saber identificar estas formas de ciberacoso para poder ponerles freno cuanto antes. Desde LAZAAR ABOGADOS recomendamos siempre acudir a un profesional en busca de asesoramiento, ya sea desde un abogado, un psicólogo o una asociación de víctimas, que le ayudarán a detectar el problema y en todo caso a ponerle solución.

 

Fuentes:

https://www.economistjurist.es/derecho-inteligente/violencia-de-genero-d...

https://violenciagenero.igualdad.gob.es/informacionUtil/comoDetectarla/V...


¿Por qué somos diferentes?

Corporate Compliance

Corporate Compliance

Servicios adaptados a sus necesidades y acorde a las exigencias de la Ley...

Abusos Bancarios

Abusos Bancarios

Nuestros profesionales le explicarán todo lo que necesita saber...

Informes Periciales

Pericial Económico-Financiera

Un factor clave en el seguimiento de cualquier procedimiento judicial...

Visado de Inversores

Golden Visa | Visado de Inversores

Asesoramiento especializado, asegurando que la inversión se realice con garantías...

Accidentes de Tráfico

Accidentes de Tráfico

La mayoría de personas desconocen su derecho a reclamar una indemnización...